Tres consejos para flejar un producto correctamente

02 Marzo 2022

Flejar de forma óptima el embalaje de una mercancía ayuda a protegerla durante el transporte, el desmontaje y la llegada a su destino. Hay distintos sistemas de flejes y materiales de acuerdo al tipo de producto y al transporte. Pero, ¿qué es el fleje?  

Es la cinta que permite agrupar bultos, paquetes y embalajes para evitar que se muevan durante su traslado en camiones, aviones o barcos. Estas son las recomendaciones técnicas para flejar un producto correctamente

Elegir el tipo de material del fleje

Cada material ofrece distintos niveles de resistencia de acuerdo a las condiciones de almacenamiento y transporte. De esta manera varían, si se utilizan para el embalaje en cartón, plástico o metal.   

Los flejes según su material se clasifican en los siguientes. 

  • De polipropileno. Es un tipo de plástico recomendado para cargas ligeras en interiores y de corta duración. Resiste hasta 300 kilos. Se adapta a la forma de los paquetes y funciona en los sistemas de amarre automático y manual. Protege contra los cambios de temperatura.   
  • De poliéster. Es más resistente que el de polipropileno porque resiste cargas pesadas y rígidas de hasta 360 kilos. Protege la mercancía almacenada en interiores y exteriores, durante períodos de larga duración. Preserva ante condiciones de humedad, rayos UV y cambios de temperatura. 
  • De textil hilo a hilo. Se puede dividir en forma longitudinal para anudar con mayor seguridad después de cerrar con la hebilla. Es más resistente que el fleje de polipropileno y poliéster porque soporta hasta 950 kilos. Protege la carga de la humedad y de los rayos UV. Es ideal para el almacenamiento en interiores y exteriores a largo plazo. 

Seleccionar el sistema de flejado 

El sistema de flejado depende del embalaje que envuelve el producto: Plástico, cartón, metal o si se utiliza embalaje mixto.  

  • Flejadora manual. Como dice su nombre, se hace de forma manual con palanca, precintos y hebillas para asegurar la tensión. Es el sistema más económico y simple. Se rodea la mercancía con el fleje hasta hacer que sus extremos queden unidos. Se coloca en la flejadora manual y se fija con el cierre en las dos puntas. 
  • Flejadora de mesa. Es un sistema semiautomático. El operario coloca el bulto, la caja o el paquete en la mesa y enciende el mecanismo que asegura la tensión con un potenciómetro. Tiene la capacidad de hacer 50 flejados por hora. 
  • Flejadora automática. Se trata de dispositivos automáticos que realizan 150 flejados por hora y tienen la capacidad de efectuar 400 flejados por carga. Ofrecen versatilidad al trabajar con todo tipo de embalajes y paletizaciones, optimizando el tiempo y la inversión. Trabajan con diseños horizontales y verticales y también sellan y cortan.         

En el sector industrial, hay sistemas de embalajes mecanizados como cunas especiales, cantoneras, cajas, bovedillas, planchas y protectores para botellas, que permiten optimizar todo el proceso para empaquetar la mercancía de una manera más segura. 

El tipo de embalaje condiciona el flejado. Por ejemplo, los palets requieren tiras que unifiquen las cargas, optimicen el espacio de almacenaje y de transporte y reduzcan las posibilidades de extravío. Como ya hemos dicho, estos pueden estar fabricados en plástico, hierro, poliéster, hilo o cartón. 

Utilizar los accesorios 

Durante el proceso de flejado, también se requieren accesorios de protección adicionales durante la carga, el desmontaje y el transporte de la mercancía. Para evitar que el embalaje se mueva, se puede utilizar papel antideslizante, niveles y protectores de palets, etc. 

Así como también precintos, móviles, hebillas y ángulos de protección, que pueden personalizarse con el fin de asegurar las cajas, paquetes y bultos.  

Es importante tener en cuenta varios factores a la hora de empaquetar adecuadamente los embalajes de la mercancía. 

  • El tipo de producto, especialmente si se trata de un material frágil. 
  • Las dimensiones y peso de la mercancía. 
  • El tipo de carga: vehículo, avión, barco, etc.
  • Las condiciones de almacenaje. 
  • Los costes del fleje. 
  • La capacidad de resistencia del tipo de fleje. 

Los diseñadores de embalaje deben buscar sistemas de flejes que protejan sus productos en todo momento y garanticen su entrega segura en la tienda o en el destino final. Como ves, son varios aspectos que debes cuidar al momento de elegir el fleje como funcionalidad, estética y practicidad.   

Logo Embalajes Echeberria
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Logos calidad
© Embalajes Echeberria SL